Modelo de Factura simplificada

Como comerciantes, al momento de facturar se cuenta con distintas clases de factura que se adaptan al tipo de transacción, la cantidad de productos o el valor. En este caso, las facturas simplificadas se emiten tomando en cuenta varios supuestos y para que sea válida debe cumplir con ciertos requisitos que te comentaremos a continuación.

Formato de descarga:Microsoft Word y Excel
Tarda en rellenarse:7 minutos
 Descargar:Modelo de factura

¿Qué es una factura simplificada? 

Al igual que la factura tradicional, la simplificada es un documento mercantil con validez legal. Esta se creó por Real Decreto 1619/2012 y sustituyó al ticket de compra. La ley entró en vigor en enero del año siguiente. Después de eso, este tipo de factura comenzó a utilizarse como un documento que se incluía en la contabilidad y que validaba que se había realizado una transacción.

Plantilla de Factura simplificada en Excel y Word

formato-modelo-plantilla-factura-simplificada-word-excel

¿Qué debe incluir una factura simple? 

Una factura de este tipo es bastante similar a una normal, pero con algunas variaciones. Para que tu factura sea válida, no olvides incluir: 

Número 

Toda factura que se incluya en la contabilidad deberá tener una enumeración. En el caso de las que son simplificadas deberá tener una serie distinta a las facturas normales

La numeración puede estar compuesta por letras y números. Supongamos que es FS de “Factura simplificada” y el número será 003 resultando FS003. Así la factura normal 003 no se confundirá con la simplificada ni habrá dos iguales. 

Es importante que la enumeración que se le dé sea correlativa. No puede haber saltos de fecha

Fecha 

En estas facturas se suelen incluir dos fechas. La primera es en la que se emite el documento y la segunda es cuando se realice el trabajo, se entregue el producto o se reciba un anticipo. En caso de que la emisión coincida con los demás supuestos, solo tendrá una fecha. 

Datos del emisor 

Se incluirá el NIF, razón social o denominación social de quien emita la factura. 

Datos del destinatario 

Aquí se colocará el NIF y domicilio del destinatario. Además de la cuota tributaria si es que es empresario. 

Descripción 

En este apartado se colocará de manera sucinta los servicios o productos que forman parte de la transacción. Se puede incluir nombre, número de unidades, precio unitario y todo lo que sirva para la identificación. 

IVA

Aunque el tipo de IVA que se aplique puede variar de acuerdo a los productos o servicios que se ofrezcan, lo común es que sea el IVA general. Sea cual sea el caso de coloca «IVA incluido»

Importe total

De la sumatoria de importe neto y la aplicación del IVA resultará el total que el destinatario tendrá que pagar. 

Requisitos de una factura simplificada 

Este tipo de factura se utilizará solo en determinadas situaciones. Para que pueda usarse, es requisito indispensable que: 

  • El importe no supere los 400 euros con el IVA incluido. Para operaciones generales. 
  • Que no supere la ampliación de máximo 3.000 euros con IVA incluido en operaciones de ventas al por menor, servicios de ambulancia, servicios a domicilio, transporte, hostelería, bares, discotecas, peluquerías, aparcamiento de vehículos, lavandería y otros. 

¿Cuándo no se puede emitir una factura simplificada? 

La primera situación en la cual no se puede emitir este tipo de factura es cuando se supere el importe total que antes hemos mencionado. Pero tampoco se podrá emitir esta factura cuando se realicen transacciones intracomunitarias

Si un vendedor está realizando una venta a distancia, este tipo de factura no aplicará. Tampoco se puede usar cuando se hacen transacciones en las que el territorio de aplicación de los impuestos sea diferente al de donde se emitió la factura.  

Por último, tampoco se podrán hacer estas facturas cuando se realice una inversión de sujeto pasivo en la que el destinatario emita la factura sin importar si se localiza en el mismo territorio de impuesto. 

Diferencias entre una factura y una factura simplificada 

Antes ya mencionamos que no existe un único tipo de factura. En distintas situaciones se usarán facturas particulares que sea adaptan al tipo de transacción. Aunque la factura tradicional y la simplificada son similares pues se incluyen en la contabilidad y representan una transacción, tiene algunas diferencias. Las principales son: 

Cantidad de información 

En el caso de las simplificadas, aunque son facturas completas, no tienen tantos datos como una factura normal. Cuando se hace una factura simple no es necesario que se coloquen todos los datos den destinatario, es suficiente con el NIF y el domicilio. En cambio, una factura normal requerirá de los datos completos. 

Desglose 

Las facturas tradicionales deben tener en la descripción un desglose completo de los productos o servicios que forman parte de la transacción. En las facturas simples, se pueden omitir algunos datos y solo colocar el producto o servicio que se vendió  de forma sucinta. 

Importe máximo 

Las facturas simples tienen un máximo de facturación de 400 o 3000 euros con IVA incluido según sea el caso. Las facturas normales no tienen esta restricción.