Plantilla de Factura con IVA e IRPF 

Si estás dando tus primeros pasos como autónomo, seguramente te has preguntado si debes incluir el IVA y el IRPF en tus facturas y cuál es el procedimiento correcto para hacerlo. En estos casos, lo mejor es contar con una plantilla de factura con IVA e IRPF a fin de ahorrar tiempo y evitar cometer errores de facturación. 

Formato de descarga:Microsoft Word y Excel
Tarda en rellenarse:15 minutos
 Descargar:Modelo de factura

¿Qué es una factura con IVA e IRPF?

Una factura con IVA e IRPF es un documento contable que se emite para dejar constancia de una operación de compra y venta de un servicio o producto, junto con su correspondiente pago de impuestos. La mayoría de las facturas emitidas por empresas y autónomos incluyen un porcentaje de IVA y su respectiva retención del IRPF. 

Usando una plantilla de factura con IVA e IRPF, es mucho más sencillo para los nuevos emprendedores cumplir con estos requisitos en sus procesos de facturación. Ahora bien, para entender cómo funciona el IVA y el IRPF en una factura, es necesario definir tres conceptos básicos relacionados entre sí: base imponible, IVA e IRPF.

Modelo de Factura con IVA e IRPF

formato-plantilla-modelo-factura-iva-irpf-word-excel

¿Qué es la base imponible?

La base imponible se refiere a los ingresos brutos que se generan por la realización de una actividad económica. Los impuestos, como el IVA y el IRPF, siempre se calculan a partir de la base imponible. 

¿Y el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) ?

El impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) es un impuesto indirecto que grava la mayoría de las transacciones comerciales y que recae sobre el consumidor final. Para la empresa, esto significa que el IVA es un impuesto neutral, puesto que, si bien debe pagarlo en cada compra que realice, también lo cobra cada vez que vende un producto o presta un servicio. 

¿Qué es el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas?

El IRPF es un impuesto directo y progresivo que grava la renta o las ganancias obtenidas en la realización de una actividad económica. Es directo porque lo paga la empresa o el autónomo cada vez que emite una factura. Y es progresivo porque, a mayor sea la renta obtenida, mayor será el monto a pagar por concepto de IRPF. 

¿Cuándo debo aplicar IVA e IRPF en mis facturas? 

Antes de usar una plantilla de factura con IVA e IRPF, necesitas saber cuándo debes incluir estos dos impuestos en las facturas que emitas a tus clientes. Es importante aclarar que hay excepciones en la declaración de estos tributos, dependiendo del tipo de actividad económica y del receptor de la factura. 

Facturas con IVA

El IVA es un impuesto que debes incluir en la mayoría de facturas que emitas, ya sea para clientes particulares, otros autónomos o una empresa. El porcentaje a cobrar en tus facturas por concepto de IVA dependerá del tipo de actividad económica que realices. De hecho, existen algunas operaciones y actividades económicas que no están sujetas a IVA. 

Existen tres tipos de IVA que puedes incluir en tus facturas: 

  • el tipo general con un porcentaje del 21% y que se aplica a la mayoría de bienes y servicios; 
  • un IVA reducido del 10% que aplica a compra de productos o servicios básicos, y 
  • un IVA superreducido del 4% para los productos de primera necesidad y medicinas. 

¿Cómo calcular el IVA para una factura? Muy fácil, solo tienes que multiplicar la base imponible (importe bruto) por el tipo impositivo de IVA que corresponda con tu actividad económica. Por ejemplo, si por concepto de Diseño web cobras 160 euros, multiplicas esta cifra por el 21% de IVA regular (160 x 0,21= 33,6) para obtener el monto total a cobrar de 193,6 euros. 

Facturas con retención de IRPF 

El IRPF solo debe incluirse en las facturas que van dirigidas a otros autónomos o empresas, nunca a clientes particulares. El tipo general de IRPF a aplicar en las facturas es del 15%, y en los primeros tres años de autónomo se aplica un porcentaje reducido del 7%. 

El importe de retención del IRPF lo deduces en tu factura, y es pagado por tu cliente a Hacienda. Siguiendo con el ejemplo anterior, basta con calcular cuánto es el 15% de 160 euros (160 x 0,15= 24) y restar el resultado al monto total a cobrar (193,6 – 24= 169,6 euros).